sábado, octubre 31, 2009

Agur

Finalmente, luego de muchos años de haber masticado la idea, de un par de meses de estar en obra y de varias semanas embalando cosas, finalmente, decía, llegó el día de mi mudanza.
Entonces, fui a verla para despedirme.


Ushka: Bueno, Doña Olga, finalmente llegó el día. Me voy a mi nuevo depto.
Olga: Bueno, si es pa' mejor.
Ushka: Sí, en verdad lo es. Igual, voy a extrañarla.
Olga: Sí, igual aquí, oye. Yo de aquí no me voy ni loca. Me sacarán con los pies pa'l frente.
Ushka: De todas formas, vengo a verla en las próximas semanas, así le traigo las expensas.
Olga: Ok, pero llama antes, porque mira que salgo mucho.
Ushka: Qué bueno!
Olga: No, qué va! Sí es que estoy meta hacerme estudios porque me tienen que operar de la rodilla. Entonces me están haciendo montones de estudios pa' asegurarse que no haya infección. Fiajte que hasta me tuve que hacer un examen ginecológico.
Ushka: Claro, ¿y cómo le fue?
Olga: Pues, ¡qué sé yo! Hacía mucho que no me hacía el examen ese, porque la OMS dice que luego de los 70 ya no hace falta. Imagínate a mi edad... con las piernas abiertas. Y ya estaba desacostumbrada a eso que te ponen y encima te raspan con ese coso. Hace tanto que no me ponen nada!
Ushka: ¿Para hacerle el PAP?
Olga: Sí, eso. Imagínate que luego de salir de ahí me fui caminando 7 cuadras, lo que nunca.
Ushka: ¿Estaba enérgica?
Olga: Ha de haber sido que estuvieron rasqueteando toda la telaraña que lleva años allí. Yo le dije "Dotor, mire que no soy virgen, eh?"

Definitivamente, voy a extrañarla.

3 comentarios:

Marie dijo...

me too

Hogenheim dijo...

Ohh, no mas historias de Doña Olga?

Bueno, igual muy copada la mudanza, espero que sea un Upgrade jejej

De última te pasas a visitar de vez en cuando para tener mas material para el Blog.

Un saludo

S · A · L dijo...

Que el nuevo hogar tenga vecinos como doña Olga, y que cada tanto la visites, aunque no tengas expensas que pagar (eso sí, llamala antes, mirá que sale mucho). Pero no era medio sorda? Escuchará el teléfono?