martes, febrero 05, 2013

Alma, corazón y vida

Fue a traición, pero tratándose de vos hubiera sido sorprendente que lo hubieses hecho de otro modo. Nadie, ni siquiera vos, te cree capaz de hacer otra cosa. 
Y entonces espero, anhelo, deseo desde lo más profundo de mi alma, que los gusanos de la culpa carcoman lentamente tu herida siempre abierta y que sigue supurando el liquido infesto que apesta a la mediocridad de tus actos. 
Que los fantasmas de cada una de tus cobardías se conviertan en sábanas que persigan incansablemente tus noches.
Y que la próxima vez que violentes mi calma, mostrándome tus patéticas elecciones, recuerdes que te deseo todas y cada una de las cosas que te merecés.
De corazón. 

Hoy sí. Hoy duermo en la justa sensación de querer abrazarme a la vida. 

 

5 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
zappa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
zappa dijo...

je, me hiciste acordar de mi posteo de Girondo... alguien me habia hecho sentir cierta indignación parecida...

abrazo


http://nuncapares.blogspot.com.ar/search?q=girondo


Ushka dijo...

Zappa: Buenísimo... no lo conocía... el poema, el sentimiento sí.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.